En The Natural One sabemos que el sol es fundamental para la vida. En pequeñas dosis, tiene un efecto beneficioso en aspectos físicos y emocionales:

  1. Mejora nuestro estado de ánimo.
  2. Es imprescindible para la síntesis de la vitamina D, que ayuda al organismo a absorber el calcio. Influye así en la salud ósea y de los dientes, pero también lo hace en el buen funcionamiento de los músculos, de los nervios y del sistema inmune.
  3. Activa la circulación.
  4. Refuerza el sistema inmunológico.

Pero la exposición al sol en exceso o sin la protección adecuada provoca daños que se acumulan día a día en la piel. Además, la piel tiene memoria, es decir, que los excesos luz solar quedan registrados y con el paso del tiempo puede provocar:

  1. envejecimiento prematuro de la piel
  2. lesiones como manchas, alergias e incluso cáncer.

 Cómo se produce el bronceado?

Al exponer la piel a los rayos solares, el cuerpo comienza a producir un pigmento, denominado melanina, que absorbe los rayos y hace que la piel adquiera un tono bronceado para protegerse del sol.

Este mecanismo defensivo natural del organismo no es suficiente para contrarrestar los efectos nocivos de los dos tipos de rayos ultravioletas (UV) que alcanzan la superficie de la piel:

  • Los UVA: Son los responsables de que la piel produzca melanina. Aunque no queman, no son inocuos, ya que penetran profundamente en la piel y pueden provocar daños a largo plazo como envejecimiento prematuro, manchas, pérdida de elasticidad e, incluso, lesiones importantes.
  • Los UVB: son los responsables del enrojecimiento de la piel. Una de las funciones principales de la piel es la protección de los rayos ultravioleta mediante la formación de melanina y engrosamiento de la capa córnea de la piel frente al sol.

¿Cómo preparar la piel para el sol?

Por este motivo, es muy importante preparar la piel para la exposición al sol.  Estos tratamientos se componen de 3 fases, principalmente:

  • Exfoliación. Es necesario eliminar las células muertas e impurezas que forman parte de las capas más superficiales de la piel.
  • Hidratación. Es necesario tener una piel hidratada y elástica que pueda reaccionar a los efectos del sol correctamente. Para ello aportaremos hidratación pero también nutrición.
  • Protección solar. No podemos olvidar nunca el fotoprotector. En The Natural One, ofrecemos varios niveles de protección solar, además también los tenemos con un toque de color.
Solicita información sobre nuestros tratamientos personalizados
Pide cita en nuestro centro o centros asociados